Fotografia de Paco Candel y logotipo de la Fundación
Inicio La Fundación Actividad Francisco Candel Paco Candel: Catalunya, un sol poble
Actividad

» Editoriales
» Noticias
» Fulls candelians
» Observatorio social


» Català


Viladecans: "Els altres catalans es una marca integradora y un hito histórico que he querido representar en el cartel"
05/05/2014

Artur Mas, presidente de la Generalitat, descubre el cartel del 50º aniversario de Els altres catalans, con el autor Joan-Pere Viladecans y Pere Baltà, presidente de la Fundación Paco Candel. Foto: Rubèn Moreno. El pintor Joan-Pere Viladecans es el autor del cartel conmemorativo del 50 aniversario de Els altres catalans , que el presidente Artur Mas descubrió en el Palau de la Generalitat en la presentación de los actos de homenaje a Francisco Candel para este 2014. Hemos hablado con Viladecans, miembro del Patronato de la Fundación Paco Candel, del proceso creativo de esta obra y de su relación con Candel.

Entrevista al pintor Joan-Pere Viladecans, abril 2014.
Por Francisco Buxeda Aliu.

Tuve poca vinculación con Candel, aunque lo seguí y respeté siempre. Coincidimos un par o tres de veces. Cuando más hablé con él fue cuando se creó la Fundación.

¿Cómo fueron los encuentros?
Había venido a algunas de mis exposiciones, incluso tengo alguna fotografía con él... Sé que lo que yo hacía le gustaba.

Candel era muy aficionado a dibujar. ¿Habíais hablado?
No, él me había hablado de su pariente Genovés, que es un pintor célebre, pero nunca de su dibujo, aunque yo sabía que pintaba.

Hablamos del cartel. Una vez aceptas el encargo por acuerdo unánime del Patronato de la Fundación Paco Candel, ¿cómo inicias el proceso creativo?
Cada vez que tengo que hacer un cartel, una imagen gráfica, lo hago de acuerdo con mi lenguaje y mi forma de pintar. Pero hay que tener en cuenta que un cartel siempre tiene unas características muy diferentes de la obra autónoma, porque deberá ser reproducida y, por tanto, es necesario conocer las técnicas de imprenta... Hay que saber cuáles son los colores que quedarán mejor en la reproducción y los que no tanto.

A nivel conceptual hay que trabajar a partir de un proceso de síntesis. Intentar decir lo máximo con el mínimo de elementos. Un cartel no tiene que informar, debe llamar la atención y debe tener más del espíritu que la letra de lo que anuncia.

Ahora, más que nunca, los carteles, hechos desde un punto de vista de pintor, deben competir con extraordinarios carteles de grafistas, diseñadores y cartelistas profesionales, que son toda otra profesión que hay que saber diferenciar. Por eso siempre he procurado con todos los carteles que me han pedido no traicionar nunca mi idioma y mi lenguaje, y siempre expresarme como pintor.

¿Qué valores añadidos tienen los carteles encargados a pintores?
Tradicionalmente, hablando de la época circunscrita al arte contemporáneo, se le pide un cartel a un pintor como una manera de poner énfasis en una determinada efeméride. Creo que el hecho de que se le encargue a un pintor es, primero, por un posible prestigio añadido y, en segundo lugar, porque la pintura, yo la entiendo así, tiene un grado de pensamiento que el grafismo y el diseño, lógicamente, no tienen.

¿Los conceptos que has sintetizado cuáles son?
Cada cartel es diferente. En este caso representa una marca. Els altres catalans es una marca y un hito histórico. Creo que era importante poner a mano el lema. Y por otro lado, hay una imagen de lo que quiere decir el libro, lo que ha representado y ha irradiado aún después de 50 años. La idea era poner un nido y unos vectores, unas flechas, que vienen de todas partes. Básicamente el concepto era Cataluña como un lugar de confluencia, de coincidencia, de acogida y de recreación de nuevas culturas y nuevas procedencias. Podía explicar pocas cosas porque el título del libro ya dice mucho, pero creo que la imagen tenía que ser muy contundente y a la vez muy simple.

Els altres catalans, independientemente de la gente que no haya leído el libro, todo el mundo sabe lo que quiere decir, conoce el espíritu. Candel hace un libro que irradia un espíritu que ha ido fluctuando, se ha ido enriqueciendo y ha quedado en la memoria colectiva. Hay gente que se lo apropia en unas épocas y otros en otras épocas. Pero el sentimiento popular, la buena gente por así decirlo, sabe perfectamente a qué nos referimos, no es necesario explicar demasiado. Es más, es de los únicos libros que no hay que leerlo para saber lo que quiere decir, ha creado realmente una marca. Y con esto no quiero decir que no se lea, sino todo lo contrario.

¿Trabajas condicionado pensando que tu obra acabará transformándose en formato cartel?
La experiencia debe servir de mucho. Hay formas y sobre todo colores, que tendrás dificultad de reproducir. Los sistemas de impresión de ahora no se hacen a partir de una fotografía... Hay que eliminar mentalmente todo posible relieve, cualquier accidente material, de entrada debe ser claro. Y luego hay unos colores que cuestan mucho de reproducir. Y todo ello condiciona la primera de las reproducciones, la que el pintor trata de controlar conjuntamente con los profesionales de la imprenta. Hay una serie de verdes, azules y algunos naranjas que no salen. Como la gente verá el cartel y no el original, tienes que expresar a través del cartel. Pero luego, además, tendrá unas aplicaciones múltiples e imprevisibles, como por ejemplo, salir en los periódicos, en las redes, se harán catálogos, cartelitos, prospectos...

Háblame de tu tarea en la Fundación
Mi papel es muy humilde y muy modesto. Yo soy tímido y hablo poco pero cuando piden algún consejo lo doy o también, cuando las hay, hago las gestiones culturales que sean necesarias. Me honoran más que el servicio que yo pueda realizar.

¿Qué opinas del fenómeno migratorio actual?
La situación actual no tiene nada que ver con la anterior. Las épocas se suceden pero no se repiten aunque te parezca... El libro Els altres catalans se puede reinterpretar, volver a visitar, se lo pueden apropiar, pero es otra cosa.

Lo ves complicado...
Es muy difícil porque aquí el problema principal es el idioma. Toda la inmigración de antes era castellana y se habituó al catalán. Ahora los idiomas de la nueva inmigración son múltiples y las culturas también lo son. Yo creo que no se puede comparar. En cambio yo sí que creo que se puede usar el logo literario de Els altres catalans, que somos todos, porque es una marca integradora, de amplio alcance y susceptible de ser reinterpretada y releída.

Enviar a Delicious Enviar a Digg Enviar a La Tafanera Enviar a Mename Enviar a Facebook Enviar a Twitter

Joan-Pere Viladecans, en su estudio de Barcelona.Joan-Pere Viladecans, en su estudio de Barcelona.

Fundación Privada Paco Candel - info@fundaciocandel.org - Acerca del sitio