Fotografia de Paco Candel y logotipo de la Fundación
Inicio La Fundación Actividad Francisco Candel Paco Candel: Catalunya, un sol poble
Actividad

» Editoriales
» Noticias
» Fulls candelians
» Observatorio social


» Català


El asociacionismo cultural, camino de integración social
20/10/2014

De derecha a izquierda, Josèp Buya, director del Museu d'Història de Catalunya; Antoni Carné, presidente del Ens de l'Associacionisme Cultural Català; y Pere Baltà, presidente de la Fundación Paco Candel. Organizado por el Ens de l'Associacionisme Cultural Català y la Fundación Paco Candel, el Museo de Historia de Cataluña (MHC) acogió la mesa redonda Asociacionismo Cultural, camino de integración social, en el marco de las actividades paralelas de la exposición Candel. Los otros catalanes. Un acto que acogió una nutrida representación del asociacionismo catalán que debatió para sacar conclusiones de presente y de futuro, y donde se coincidió en la necesidad de organizarse y sistematizar protocolos de actuación para contribuir a la integración de la "nueva inmigración".

La presentación de la mesa redonda fue a cargo del director del MHC, Josèp Buya, el presidente de la Fundación Candel, Pere Baltà, y del presidente del Ens, Antoni Carné, que además, fue el moderador de la acto. Y Rafael Hinojosa actuó como relator, recogiendo las conclusiones de las diferentes intervenciones posteriores.

Mientras Jusèp Boya felicitó a los presentes por su participación en el acto, Pere Baltà agradeció al Museo el doble hecho de acoger la exposición sobre Candel y la oportunidad de un debate de estas características. Como asistente al acto, también tomó la palabra Carmen Arenas, directora del PEN Catalán, que anunció la suma de su entidad a los actos de conmemoración del 50 aniversario de Los otros catalanes organizando una charla sobre Candel y la censura en el Colegio de Periodistas de Cataluña.

Antoni Carné dio inicio a la mesa redonda pidiendo a los ponentes un ejercicio de síntesis y propuestas de futuro. En este sentido, lanzó preguntas al aire con el objetivo de incitar el debate en relación, por ejemplo, al papel de integración de los castellers, la conciencia sobre la responsabilidad de crear una sola sociedad o si se actúa como auténticos motores de integración.

El primero en tomar la palabra fue Miquel Botella, ex-presidente de la Coordinadora de Colles Castelleres, que aportó las conclusiones de una encuesta realizada entre los castellers donde destacaba la diversidad y representación social de sus integrantes. En este sentido, desgranó los atributos de los grupos castellers: la necesidad de contar con mucha gente, diversa en cuanto a edades y complejidad física, ofrecer un espacio acogedor, el aprendizaje de un oficio, la vinculación gradual con el grupo, una actividad gratuita, el sentido de pertenencia y una fuente de emociones y adrenalina. Y concluyó que todo es único y exclusivo del mundo casteller, ya que ninguna otra actividad asociativa puede ofrecer todo esto, ya que el mundo asociativo está muy fragmentado.

Lluïsa Celades, presidenta de la Fundació La Roda, hizo un retrato biográfico de la evolución de la entidad desde su creación en 1977, para preguntarse en la actualidad hacia dónde va el tejido asociativo. El crecimiento de La Roda también ha provocado que cuente con gente de todas las edades, ofreciendo raíces a los recién llegados, constatando las dificultades de entrar en colectivos con un componente religioso potente. También destacó el objetivo de promover la cultura, la lengua y las costumbres catalanas, luchando para hacer una Cataluña más grande, más unida y más feliz.

Rosa de les Neus, de la Plataforma per la Llengua, destacó el valor de la cohesión social de la lengua catalana gracias a la carga cultural que lleva asociada y a la capacidad de integración, que hace que se rompan muros y fronteras. También hizo un repaso a las actividades de su entidad dinamizando las redes de entidades de personas inmigradas, la edición de guías y manuales en todos los idiomas para orientar a las personas recién llegadas, las actividades de intercambios de experiencias o las parejas lingüísticas. Y concluyó que el camino cooperativo y de dinamización da muchos frutos.

Eloi Miralles, estudioso de la cultura popular, destacó Vilafranca del Penedès como ciudad cuna del modelo de fiesta mayor que ha sido referencia de muchos municipios. Unas fiestas mayores que han sido herramientas de integración social, así como también el mundo de los castellers a principios del siglo pasado.

El último turno de palabra fue para Enrique Saurí, sociólogo, que presentó algunas de las conclusiones del estudio sobre la diversidad e integración del mundo asociativo basado en dos puntos: cómo se incorporan los recién llegados y qué hacen en este sentido las entidades de cultura popular. En este sentido explicó que a todos los recién llegados que se acaban integrando, procedentes de niveles altos de vulnerabilidad, y que entienden la lengua y el hecho de estar vinculados con la cultura popular, se les amplían las oportunidades sociales.

Finalmente, Rafael Hinojosa, miembro del Patronato de la Fundación Candel, destacó la integración como factor común en el discurso de todos los ponentes y eligió un argumento de cada uno. De Botella, el dato de que del 25 al 40% de los integrantes de los grupos castellers no son nativos de Cataluña. De Celades, recordó los riesgos que asumieron los activistas asociativos en la época franquista. De de les Neus, la herramienta de integración que supone la lengua catalana. De Miralles, la experiencia propia de formar parte de una piña castellera como hecho integrativo. Y de Saurí, las conclusiones del estudio del mundo asociativo.

En el turno de palabras destacó la aportación de José Viana, vicepresidente de la Federación Catalana de Sociedades Musicales, que propuso que las entidades incluyeran formalmente en los estatutos la implicación en la tarea de integración social y una partida presupuestaria para darles apoyo.

Enviar a Delicious Enviar a Digg Enviar a La Tafanera Enviar a Mename Enviar a Facebook Enviar a Twitter

Durante la presentación del acto, Pere Baltà, presidente de la Fundación Paco Candel; Josèp Buya, director del Museo de Historia de Cataluña; y Antoni Carné, presidente del Ens de l'Associacionisme Cultural Català.Imagen de la mesa de ponentes sobre el Asociacionismo Cultural, camino de integración social.Imagen de la sala cedida por el Museo de Historia de Cataluña donde tuvo lugar la mesa redonda.Carme Arenas, directora del PEN Catalán, en primera fila, sentada la segunda por la derecha.

Miquel Botella, ex-presidente de la Coordinadora de Colles CastelleresLluïsa Celades, presidenta de la Fundació La RodaRosa de les Neus, de la Plataforma per la LlenguaEloi Miralles, estudioso de la cultura popular

Enric Saurí, sociólogoMesa de los ponentes.Josep Viana, vicepresidente de la Federación Catalana de Sociedades MusicalesRafael Hinojosa, miembro del Patronato de la Fundación Candel

Fundación Privada Paco Candel - info@fundaciocandel.org - Acerca del sitio