Fotografia de Paco Candel y logotipo de la Fundación
Inicio La Fundación Actividad Francisco Candel Paco Candel: Catalunya, un sol poble
Actividad

» Editoriales
» Noticias
» Fulls candelians
» Observatorio social


» Català


Núm. 16 - Jaume Fabre - 06/09/2013
Descárgalo en formato PDF

La cohesión social alemana explicada (en alemán) por Jordi Pujol

Jaume Fabre

Historiador y periodista

El ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol hizo patente una vez más su admiración por el político socialdemócrata alemán Helmut Schimdt, que fue canciller de Alemania entre Willy Brandt (1974) y Helmut Kohl (1982). Ante un grupo de estudiantes universitarios de la ciudad sajona de Chemnitz (llamada Karl Marx Stadt los años de la RDA), leyó textos de este político sobre la integración social y el sentimiento nacional. Este era el tema de la lección magistral que les dio, en alemán, el día 4 de septiembre, en la sede de la Fundación Candel, organizadora del acto.

Los 24 estudiantes del grado de Estudios Europeos en la Universidad de Chemnitz habían contactado con la Fundación Candel porque estaban interesados ??en tener información directa sobre la inmigración y la cohesión social en Cataluña. Viajaban acompañados de dos profesoras, una de ellas catalana, de Vic, Núria Codina, que les hacía de intérprete. Pero en la conferencia de Jordi Pujol no fue necesario intérprete, porque el ex presidente de la Generalitat la dio toda en alemán, a lo largo de dos horas.

Pujol hizo una muy somera explicación de algunos momentos históricos de Cataluña que podían ayudar a los estudiantes a entender el papel que había tenido nuestro país dentro de Europa y las agresiones a nuestra identidad nacional. Y, centrado ya en el tema de la conferencia, habló de las tres grandes olas de inmigración en Cataluña: la de los años veinte, procedente sobre todo de las regiones más cercanas (Aragón, Valencia, Murcia...), la de los años sesenta (procedente sobre todo de Andalucía y Extremadura) y la de los últimos años, formada sobre todo por marroquíes, subsaharianos y latinoamericanos. Habló de las diferentes políticas de integración seguidas en cada caso, y las dificultades que planteaba el momento actual, sobre todo por el hecho de que una parte muy importante de los inmigrantes, los procedentes de Latinoamérica, tienen como lengua propia el castellano y por tanto no demuestran en general interés por aprender el catalán. Comparó esta situación con la de los subsaharianos, que con un conocimiento único de lenguas minoritarias o, como mucho, del francés, demuestran enseguida un gran interés en aprender el catalán y en integrarse socialmente. Pujol se refirió, lógicamente, al papel que había tenido la obra de Francisco Candel, y sobre todo su libro "Los otros catalanes" en la consolidación de un modelo integrador y su asunción por todas las organizaciones sociales y políticas durante los años de Transición a la democracia.

Pujol explicó a los estudiantes que las dificultades de aprendizaje del idioma y de integración social se mantienen en la primera generación, en la de llegada, pero que desaparecen en la segunda generación gracias al papel integrador de la escuela. Por eso son tan grandes los peligros de una reforma educativa como la que ahora se quiere llevar a cabo, que tiende a crear guetos y comunidades separadas.

En este sentido comparó el caso de Cataluña con el del Tirol del Sur, una región autónoma dentro de Italia con una accidentada historia. Esta región actualmente italiana, está separada del Tirol austriaco por la cadena de montañas que hay franquear por el paso de Brenner, que Pujol definió como la frontera entre dos Europas ahora tan marcadas en los actuales momentos de crisis: la Mitteleuropa germánica y la Sudeuropa italo-ibérica. La capital del Tirol del Sur, llamado por los italianos Alto Adigio o Trentino, es Bolzano.

La región había formado parte históricamente del imperio Austro-Húngaro. Tras la Primera Guerra Mundial, aunque los habitantes del Tirol del Sur eran de lengua alemana, fue entregado a Italia. El gobierno fascista llevó a cabo fuertes intentos de italianización. Se prohibió el uso público del alemán, con la única excepción de un solo diario en esta lengua. Favoreció también la inmigración de italianos hacia la región, para hacer crecer la presencia de la lengua italiana. La ocupación nazi supuso un freno en este proceso, pero terminada la segunda Guerra Mundial se acordó que debía seguir perteneciendo a Italia, pero con la obligación por parte de este país de respetar los derechos lingüísticos de los alemanes y el otorgamiento de un elevado nivel de autonomía administrativa. Gracias a la actual estatuto de autonomía, aprobado en 1972, la región autónoma de Bolzano se queda con el 90 % de los impuestos que se recaudan y es actualmente la región más rica de Italia.

La mayor parte de la población habla alemán, mientras que el italiano es la lengua de un tercio de la población. Pero están muy irregularmente distribuidos. Los italianos viven sobre todo en la capital Bolzano y otros cuatro grandes ciudades de la región. Los alemanes son mayoritarios en 103 de los 116 municipios restantes. Hay también una muy pequeña minoría que habla el ladino. El italiano y el alemán son las dos igualmente oficiales y todo el mundo tiene derecho a usar su lengua materna en todas las escalas de la administración y los tribunales de justicia, sin embargo, y ésta es la característica que destacó Jordi Pujol como un ejemplo que hay que evitar seguir, las escuelas son separadas para cada grupo lingüístico. Además, y también mencionado por Pujol como algo a evitar, en el otorgamiento de plazas de funcionarios se usa el sistema llamado de proporción étnica. En el censo demográfico que se hace cada década, los habitantes deben declarar a qué grupo lingüístico se sienten vinculados y esto les permite acogerse a las cuotas cuando optan a una plaza de bombero, policía, maestro, trabajador de la sanidad o cualquier otro trabajo dependiente de la administración pública.

En contraste con este sistema de cuotas lingüísticas, Pujol explicó a los estudiantes de Estudios Europeos que Cataluña aplica una política de integración y cohesión social, donde se asegura el conocimiento de las dos lenguas. Todo el mundo tiene la obligación de conocer las dos y el derecho a usar la que quiera.

Para ayudar a entender el caso catalán, el ex presidente de la Generalitat comparó también la relación entre Cataluña y España con la de cualquiera de los länder alemanes respecto a los otros. Puede haber grandes diferencias entre la estructura socio-económica y hasta la manera de ser de unos y otros, pero todos tienen la misma lengua. Y, si bien existen dentro del país grande diferencias dialectales, todos son capaces de entenderse entre ellos y en la vida pública se usa un único modelo lingüístico, el Alto alemán. Esto dijo, es bien diferente en Cataluña, donde la diferencia de idiomas es absolutamente marcada. Comparó también la inmigración de la Europa del Este hacia Alemania y la manera como resuelve el país los problemas de integración, comparándolo con las fórmulas aplicadas en Cataluña.

Pujol respondió a las preguntas de los estudiantes, especialmente interesados ??en las actitudes adoptadas por inmigrantes españoles hacia Cataluña, de diferentes niveles sociales, y sobre todo para aquellos reaccionarios a la integración. Pujol, que utilizó ininterrumpidamente la lengua alemana, los atendió mucho más allá de la hora programada.

Terminada la conferencia, los estudiantes continuaron los su programa de visitas en pequeños grupos en los barrios de la ciudad, sobre todo los de mayor concentración de inmigrantes. Su visita se ha realizado a lo largo de la primera semana de septiembre, para conocer sobre el terreno lo que les había explicado el presidente de la Generalitat.

Enviar a Delicious Enviar a Digg Enviar a La Tafanera Enviar a Menéame Enviar a Facebook Enviar a Twitter

Fundación Privada Paco Candel - info@fundaciocandel.org - Acerca del sitio